Compuesto por numerosos atractivos turísticos y localidades, Puerto Plata invita a disfrutarse durante todo el año. Con más de 250 años de antigüedad, esta ciudad es considerada, por sobre el resto de aquellas que conforman a República Dominicana.

Por: Daniella Rodrigo

Compuesto por numerosos atractivos turísticos y localidades, Puerto Plata invita a disfrutarse durante todo el año. Con más de 250 años de antigüedad, esta ciudad es considerada, por sobre el resto de aquellas que conforman a República Dominicana.

La gran ciudad de Puerto Plata es la más destacada de República Dominicana, y comúnmente reconocida como “la novia del atlántico” por su cercanía con él. La misma fue fundada en 1508, de la mano de Nicolás de Ovando, y desde allí, se distingue por sus numerosos atractivos turísticos para todos los gustos y preferencias.

En cuanto a su oferta hotelera, se encuentra distribuida a lo largo y ancho de las playas y costas, aeropuerto propio para arribar directamente a esta hermosa ciudad, y es que también denominada “la costa del Ámbar”, cuenta con el museo de Ámbar, una de las visitas interesantes.

Reconocida a nivel cultural por la producción de ron gracias a la fábrica de ron Brugal, invita a degustarse unas copas en las localidades de Sosúa, Cabarete y Río San Juan y Cabrera.

En Sosúa, le recomendamos acercarse a este pequeño pueblo pesquero para contemplar los arrecifes de coral, y atreverse a practicar en sus aguas el snorkel y buceo, o pasear por las calles de los 2 barrios: Los charamicos, donde degustaran platos típicos y españoles, mientras que en El Baley, trata del centro turístico por excelencia, que ofrece todo tipo de productos a la venta.

Por otro lado, en Cabarete podrán practicar y ponerse al tanto acerca de todo lo que respecta al surf, sus olas y vientos seducen a los turistas y expertos en el deporte de todo el mundo, aunque también pueden optar por el mountain bike, equitación o senderismo, alternativas más relajadas.

Algunos de los sitios de interés del lugar son: la fortaleza de San Felipe del siglo XVI, museo que exhibe fotografías, armas y cañones de la época, ubicado sobre el paseo marítimo, observar la estatua de Jesucristo en la cima del pico Isabel torres en su parque nacional, dirigirse hasta el centro para mirar la Catedral de San Felipe Apóstol, de un marcado estilo art deco, y si quieren divertirse, nada mejor que entrar al parque acuático Ocean World.

Un imperdible es visitar la reserva natural del parque Nacional de El Choco, compuesta por extensa flora, fauna y dos lagos: Cabarete y Goleta, para sacar fotografías únicas de un viaje imborrable.

Daniella Rodrigo experta en vuelos a destinos turísticos