El hablar de la educación holista, es realmente considerar al hombre en todas sus esferas de formación, la física, la moral, la cognitiva, la psicológica, la social, la cultural, la filosófica, la intelectual, la estética y principalmente la espiritual.

Por: Fundacion Holista

Este ensayo esta basado en los libros de educación holista del Dr. Ramón Gallegos. “La naturaleza se renueva constantemente quizás para recordarnos la importancia del cambio, la verdad de la impermanencia, la vida y la muerte como bases de la creatividad, el desapego, la importancia de la libertad de los conocido para poder aprender.”
En la introducción de este libro, queda plasmado en el concepto anteriormente señalado mismo que nos permite vislumbrar de que se trata, y no solo desde el punto de vista cognitivo, sino desde el punto de vista integral del ser humano, no solo del tema, acaso de la vida misma, no solo de la existencia, sino también, de la naturaleza misma que permite sentar las bases del desarrollo de la creatividad del hombre y del uso de esta en su afán de aprendizaje.
El hablar de la educación holista, es realmente considerar al hombre en todas sus esferas de formación, la física, la moral, la cognitiva, la psicológica, la social, la cultural, la filosófica, la intelectual, la estética y principalmente la espiritual.
La educación Holista desarrollada por el Dr. Ramón Gallegos, no es una alternativa, es un parteaguas en el devenir histórico de la humanidad ya que como se describe en el pensamiento de referencia inicial, “ la Verdad de la impermanencia” nos obliga a reflexionar e iniciar un cambio trascendente en la educación que demanda los seres humanos en este siglo XXI, configurándolos con una conciencia de su entorno, con una visión de paz, armonía interior y exterior, así como la práctica del amor, como medio de interacción con los demás, floreciendo a través de la inteligencia espiritual.
El hablar del nacimiento de la visión holista, nos permite vislumbrar el cambio de época, y nos refiere a los grandes paradigmas de la humanidad, desde la visión dogmática difundida y promovida de manera vehemente por la iglesia católica romana desde la edad media hasta el siglo XVII en donde a través del control completo de la espiritualidad de los hombres manipulo a su benéfico todas las ideas y ejerció su autoridad total sobre la mayor parte del mundo.
Otro de los grandes paradigmas que emergió desde el occidente es el científico que nace como compensación y critica del dogmático en donde la ciencia da resolución a todas las dudas de la humanidad de una manera universal y fuera de cualquier visión dogmática y es vigente desde su nacimiento hasta el Siglo XX, esta visión científica mecanicista hace finalmente ver al hombre como un ser que actúa bajo instintos mecánicos bajo reacciones mecánicas y bajo un todo procedimiento mecánicamente, y por consiguiente sin conciencia alguna sobre el sentido de vida y como consecuencia de esta visión la depredación total de la madre tierra.
Hoy en día el paradigma Holísta se sitúa ante la necesidad de la humanidad de un cambio permanente necesario y nuevamente refiero a “la verdad de la impermanencia” cuando todo después de un uso y usufructo cambia y decae ante la malicia y los vicios propios de la repetición y la pérdida de valores y perdida de objetividad en el hombre mismo y la humanidad.
Este paradigma surge con una visión de espiritualidad comprendiendo el universo que habitamos en su magnitud real y de los que lo habitamos como seres integrales, esta visión Holista no confunde la ciencia y la espiritualidad como un denominador dogmático, ni las separa como el paradigma cientificista por lo contrario, los integra como realmente son el ser humano único e irrepetible por lo tanto perfecto.
El principio básico de la visión Holista es fundamentalmente el de la integridad es decir no existe la separación de algo y el ser humano es único y como tal es percibido en su totalidad, representando además de ello un acto consiente y respetuoso hacia el mundo vivo que se desarrolla como un ente, un organismo y ha dejado de vérsele como una máquina.
La visión Holista hacia un proceso evolutivo del hombre, empero, no hacia el hombre como se ha visto siempre, no, sino hacia el hombre que evoluciona no solo en el universo sino principalmente que se integra a él siendo parte de él y además evoluciona desde adentro de donde realmente se despliega su potencial humano evitando de cierta manera el autoritarismo, la violencia , la corrupción y todas aquellas secuelas que los paradigmas anteriores incentivaron en el hombre mismo perdiendo con ello su propia identidad como ser universal.
Hoy ante los retos principales y los detractores del cambio del hombre se antepone a cualquier aquel dicho que la Educación del próximo siglo, la Holista, se basa en la integración del conocimiento, la ciencia, el arte , la espiritualidad y todas las raíces que el ser humano tiene en un diario acontecer y que le permiten crear una nueva cultura de sabiduría total, es decir no se trata de un refrito de las visiones anteriores, se trata de una nueva forma de ver las cosas del mundo, pero de forma total y no fragmentada como loa habían patrocinado las visiones anteriores, por lo cual podemos afirmar que; la visión holista es transdisciplinaria por naturaleza.
En una reflexión como esta, no podemos pasar por alto los principios de este nuevo paradigma, el principio de la Unidad, en donde nos permite concebir al hombre como una unidad indivisible que no permite la separación de los valores, de sus sentimientos de sus formas de aprendizaje de su percepción e intuición y su capacidad de discernir y de elegir.
El principio de la Totalidad, al ser un individuo indivisible no se puede percibir como fracción de, por lo tanto en el ser humano no existen partes que tengan una existencia independiente, por lo contrario el ser humano funciona como un todo.
El principio de Desarrollo Cualitativo, una distinción del ser humano son sus cualidades, y estas funciona a través de procesos dinámicos lo cual permite percibir a este individuo a través de sus sentidos.
El principio de Transdiciplinariedad, básicamente el desarrollo del ser humano se da a través de las interacciones de este con su entorno y ante este intercambio se permite el fortalecimiento y desarrollo del conocimiento, la ciencia las artes, las tradiciones y sobre todo la espiritualidad ya que es la parte esencial de este.
El principio de la espiritualidad, quizás el elemento más perdido en los paradigmas anteriores y el más buscado en el presente paradigma ya que solo con él y a través del el ser humano podrá reconocer el orden universal y su relación con este en un compás de amor y armonía tal que le permita proyectarse en él.
El principio de Aprendizaje, lo que todo paradigma educativo busca es fundamentalmente el aprendizaje de todo aquello que lo compone y este no deja fuera este importante evento solo que contempla el yo emocional, el yo racional, el yo físico, el yo artístico, el yo cognitivo, el yo espacial, el yo espiritual, integrando todos y cada uno de estos yo en un yo superior que permite al individuo que lo percibe intuir su misión en este paradigma a favor de sí mismo y de quienes le rodean y a los cuales de una u otra manera impacta.
De este último principio podemos desprender un reflexión aún más significativa y que no quisiera pasar por alto y es “el aprender es un acto Total” ya que se asegura que en este paradigma no existe separación entre el aprender y el vivir, siendo esta la estrategia educativa que este modelo nos presenta.
La educación holista reconoce variadas vías de aprendizaje, promueve una didáctica diferente, puesto que reconoce al aprendizaje como nódulo central del proceso educativo, presenta una metodología con cuatro aprendizajes estratégicos.
Aprender a aprender. Considerando que para aprender se tiene que aprender a preguntar y de una buena pregunta surgirá sin duda alguna un buen aprendizaje, es decir significa potencializar los atributos de la conciencia del individuo para aprender, dentro de estas características encontramos en el individuo la capacidad de conciencia, la atención, el saber escuchar el percibir las cosas, la curiosidad promovida por el aprendizaje de nuevas experiencias, la intuición, la creatividad, deducir que a través de esto el estudioso podrá generar las preguntas generadoras del nuevo conocimiento de forma adecuada logrando excelentes resultados en la confirmación de su nuevo bagaje cognitivo.
Aprender a hacer. Concibiéndose como el proceso de d adaptación, de uso de conocimientos para solucionar diversas situaciones, las cuales se presentan en el diario vivir tanto personal, social, y básicamente enfocado al profesional y su trabajo multidisciplinario y en equipos de productividad laboral.
Aprender a vivir juntos. Esta implicación importante nos permitirá desarrollarnos paralelamente a una sociedad que quizás ve las cosas de forma diferente, sin embargo para el educador holista debe superarlos prejuicios, los dogmatismos, la discriminación, las formas autoritarias, los estereotipos tan utilizados en la actualidad. Sin olvidar la conciencia ecológica que el docente holista desarrolla al comprender su entorno.
Aprender a ser. Esta parte es la conciencia de la naturaleza humana, su encuentro con la esencia de sí mismo, que va más allá del hombre. Es la revelación de la dimensión universal del ser humano, es donde viven los valores genuinos en donde se encuentra el espíritu del ser mismo, quizás aprender a ser implica la parte más complicada del ser holista en donde debe el despertar y vivir su conciencia espiritual.
Como lo indica el autor en la introducción de este documento, es una continuación del libro anteriormente revisado y tiene como tema central la relación entre la educación holista y la evolución de la conciencia humana, el sentido último de ser educador es un sentido espiritual, autotrascendente, educar para facilitar la evolución de la conciencia hacia su integridad ultima.
Los cuatro niveles del kosmos, se refiere al proceso evolutivo de la educación holista ya que surge ligada a una visión evolutiva de la conciencia humana.
La existencia es básicamente creatividad, es la evolución, entendiéndose como un proceso interminable de creación trascendencia y desarrollo de todas las dimensiones de la realidad.
Cada uno de los cuatro estadios evolutivos comprende a su vez diferentes niveles de desarrollo un proceso profundo de gran transformación de la cultura y de la conciencia humana en donde la educación holista resulta trascendental e insustituible como esperanza para las nuevas generaciones pero sobre todo para la actual tan necesitada de este reconfortante estatus holístico.
Refiere el autor “uno de los objetivos principales de la educación holista es dar lugar a una nueva conciencia que supere la visión fragmentada, mecánica y materialista de la modernidad……..”
Entendemos entonces que la visión de la educación holista es buscar la evolución de nuestra conciencia profundizando el conocimiento y encontrándose con el espíritu del hombre unión que nos permitirá dar un cambio evolutivo real y genuino.
Entendemos que la educación holista tiene grandes implicaciones en la evolución humana y no se limita a ser un proceso repetitivo ya que se manifiesta a través de la conciencia y la espiritualidad del ser humano.
Todo esto la convierte un hilo conductor para poder establecer un orden que permita a la propia humanidad avanzar de estadio en estadio hasta lograr un estadio superior.
Llama la atención que en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su Artículo 3. Habla de la educación integral, misma que debe desarrollar al estudiante de forma armónica, situación que solo se lograra si es observada a través de la educación holista.
Quizás esta visión se deba a que José Vasconcelos fue un visionario que pretendió lo mejor para el pueblo de México, sin embargo esto se alejó de su perspectiva holística y el entorno contagio a la educación de sus condiciones sociales parcializadas y elitistas deformando esta al estado actual en que la encontramos sin tener en consideración que la educación integral considera al estudiante de manera integral es decir como un ser que tienen un desarrollo y requiere de una educación para su emotividad, para sus ámbitos cognitivos, para su desarrollo estético, social corporal y por sobretodo en el aspecto espiritual.
Resulta claro por qué no se manejó así estos principios propuestos desde entonces, ya que los seres humanos que se hubieran desarrollado habrían transformado su entorno de manera diferente a la actual, contraviniendo las visiones y opciones de los gobiernos y sus influencias mecanicistas cientificistas.
La educación holista representa un cambio para la propia educación de los seres, por lo que resulta importante que este cambio se refleje en su trabajo y por consiguiente para la vida del individuo.
A través de la visión integral de la educación holista podemos asegurar que esta educación no rechaza los objetivos de la actual educación, para incrementar sus capacidades de conocimiento actualizado y con la aplicación de la tecnología actual con el consiguiente desarrollo de sus habilidades del pensamiento todas las demás características que se propone lo único que enfatiza es que todos los objetivos propuestos sea de carácter periférico que permitan formar una nueva conciencia evolutiva, ya que aun así no se podría comentar que sería una educación integral toda vez que resultan insuficientes las contrastaciones reales a las que se enfrentan los seres formados bajo esta perspectiva actual.
Desde la perspectiva multinivel propuesta en el presente documento resulta interesante señalar los niveles de totalidad enmarcados en los que trabaja el educador holista, y es en el nivel de conciencia individual en donde las necesidades del sujeto mismas que lo hacen único cobran especial importancia, por lo que los estilos de enseñanza serán diferentes tal cual el ser humano a quien se le apliquen, representando esto el primer nivel.
El segundo nivel de la totalidad es la referente a la conciencia comunitario del ser humano, compleja en si misma por la presencia de múltiples percepciones, en este nivel el trabajo holístico se orienta hacia la calidad de las relaciones humanas y en la conciencia de la comunidad.
El tercer nivel el educador holista trabaja en la conciencia social, incluye la conciencia nacional, y racial del ser humano, por lo que la ideología adquiere relevante importancia al igual que los aspectos económicos sociales y marginales del grupo social al cual se aplique esta visión.
Un cuarto nivel refiérase a la conciencia planetaria, es decir a los procesos de globalización que demanda la sociedad actual su trabajo será entonces el pensamiento globalizador en un sentido se ser humanos todos sea cual sea su descendencia cultural sobrepasando las conciencias globales que impiden la comunicación.
Y por último el nivel quinto y el más complicado ya que es cuando el educador trabaja con la espiritualidad o conciencia kosmica que incluye las cuatro anteriores, considerando que conciencia espiritual es la esencia de nuestra real naturaleza, es decir lo que somos y que nos convierte en seres universales.
La conciencia espiritual es la esencia misma de nuestro estudio es una característica que permite la distinción de uno con respecto a otro, ya que sin esta espiritualidad la educación y cualquier acción resulta irrelevante es importante recordar que sin espiritualidad no existe la posibilidad de trascender ni evolucionar.
Para complementar la perspectiva de multinivel la educación holista integra seis dimensiones más que deben desarrollarse o al menos considerarse en el trabajo del educador holista y estos son la dimensión cognitiva, la social, la emocional, la corporal, la estética y la dimensión espiritual descritas en el anterior documento
Referente a la pedagogía del amor universal podemos acotar lo siguiente paradójicamente la educación holista representa una dicotomía ya que es el paradigma más nuevo y el más antiguo y además recolecta tanto los discernimientos de filósofos y maestros espirituales de los inicios de la humanidad como los pensadores holistas modernos, quienes han evidenciado los estrechos límites del positivismo para una comprensión amplia de la realidad , la física cuántica fue la primera refutación contundente al materialismo y dualismo del siglo XVII, cuando esta teoría la cuántica abrió la posibilidad de una nueva visión del kosmos.
Y por otro lado la filosofía perenne como conocimiento unitivo del espíritu es la enseñanza directa de los grandes maestros de todos los tiempos y estos conocimientos los concentra la educación holista actual.
La filosofía perenne la entendemos como el corazón de la educación holista, el discernimiento de que la espiritualidad es la esencia de lo que somos nuestra verdadera naturaleza.
Por lo que entendemos que la educación holista es un estado de conciencia que no se define por ninguna teoría, modelo, filosofía, concepto, paradigma objetivo, ideología o pro ningún tipo de construcción teórica.

Bibliografía
Gallegos, Nava, Ramón (2003) Pedagogía del Amor Universal. Ed. Fundación Internacional para la Educación Holista. Guadalajara, México.
Gallegos, Nava, Ramón (2003) El Espíritu de la Educación. Ed. Fundación Internacional para la Educación Holista. Guadalajara, México.
Gallegos, Nava, Ramón (2003) La Educación del Corazón. Ed. Fundación Internacional para la Educación Holista. Guadalajara, México.
Gallegos, Nava, Ramón (2001) Una Visión Integral de la Educación. Ed. Fundación Internacional para la Educación Holista. Guadalajara, México.
Gallegos, Nava, Ramón (2008) Educación para la Vida y la Paz. Ed. Fundación Internacional para la Educación Holista. Guadalajara, México.

Ramón Gallegos Y La Visión Holista De La Educación
Fundación Internacional Para La Educación Holista
Doctorado en Educación Holista
Víctor Manuel Contreras Cuburu,
Guadalajara. Jal. México. Enero 2013

Fundación Internacional para la Educación Holista
Maestría y Doctorado en Educación Holista
www.ramongallegos.com