Seguro que, si tienes un gato, tienes un rascador para gatos o estás deseando comprar uno. Me aventuro a adivinar tal posibilidad, porque si no lo tienes, seguro que tu gato ya te ha destrozado las moquetas, los sofás o los marcos de las puertas.

Por: Laura Potter

Y, si lo tienes, probablemente es porque ya los destrozó en su día.


Pero... ¿Para qué le sirve a un gato, exactamente, un rascador para gatos?


Los rascadores para gatos les ayudan de tres formas diferentes:


En primer lugar, y como es obvio, el rascador les sirve para afilar las uñas. Este acto es una necesidad imperiosa en cualquier felino, ya que, cace o no, es su instinto, y sabe que debe mantener sus armas listas por si hiciera falta utilizarlas. Es por ello que no pueden reprimir esa necesidad.


Por otro lado, les sirve para relajarse y ejercitar el cuerpo. Y es que, cuando clavan las uñas en el rascador para gatos, estiran y relajan el cuerpo, permitiendo que cualquier parte del cuerpo mantenga su tono sano y equilibrado.


Por último, el rascador para gatos también es muy importante en cuanto a su salud mental. Cuando un gato rasca algún objeto, está marcando el territorio ante otros gatos o animales de otras especies, y lo hace mediante señales visuales (los arañazos) y olfativas (a través de las glándulas interdigitales que tienen en los dedos).


Yo tengo un rascador para gatos... ¡Pero no lo usa!


Este es un problema habitual en muchos pisos (por lo general, en las casas, el gato rasca algún árbol, y el problema es menor o nulo). Que el gato no rasque el rascador para gatos no tiene nada de anormal. Probablemente, antes de que compraras el rascador, ya había "dejado huella" en alguna moqueta, alfombra o mueble. ¿Por qué cambiar, entonces?


Si quieres que tu gato use el rascador, debes llevar a cabo algunas pruebas:



  1. Coloca el rascador en aquellos sitios que el gato suele rascar.

  2. Utiliza hierba gatuna o algún otro spray de feromonas que despierte su atención.

  3. Dale un premio cuando arañe el rascador para gatos.


Por último, recuerda que cada gato es único, y que, dado que son tan independientes, no sentirán ningún tipo de necesidad de hacer lo que tú quieras que hagan. Afilarse las uñas en el rascador para gatos debe ser algo bueno para el gato, que él lo entienda como tal, que lo haga por interés propio.
En este sentido, es probable que tengas que hacer varias pruebas, comprando diferentes rascadores, colocándolos en diferentes posiciones, utilizando unos olores u otros,...


Como consejo extra, y ya para terminar, si tienes algún amigo o amiga con un gato al que sí le gusta utilizar el rascador, llévale el tuyo. Deja que lo use unos días. Cuando te lo devuelva, verás que tiene los arañazos del otro gato, así como sus marcas olfativas... Tu gato no podrá resistirse a marcarlo y decir que tu casa es su casa, ¡no la de otro gato!

Como ves, los rascadores para gatos son muy importantes para la salud de estos felinos, y, aunque en ocasiones no quieran utilizarlos, hay que insistir hasta que lo hagan asiduamente, por el bien de ellos mismos y de nuestros muebles.