Por: Oriana Coromoto

Rebelión de la granja, una novela escrita por George Orwell durante la segunda Guerra Mundial, critica a la Revolución Rusa, donde encuentras un análisis sencillo del peligro  que es concentrar el poder en una sola persona.  La obra posee un doble nivel de profundidad, lo que hace posible que el mensaje del libro trascienda el caso particular del régimen soviético, siendo considerado como un referente universal de la corrupción generada por las ansias de poder ilimitado.

La historia de desenvuelve en la Granja Manor, donde los animales toman el poder y crean su propio gobierno, con la finalidad de reivindicar sus derechos y mejorar sus condiciones de vida, que han sido vulneradas durante siglos por los humanos.

A veces tengo que recordar que la historia se escribió en 1945, muy lejos de nuestra bella Venezuela, que Orwell halla descrito de manera tan certera la situación político-social por la que estamos pasando todos los venezolanos me lleva a la reflexión, si este texto hubiera sido obligatorio en todas nuestras escuelas, quizá no estuviéramos pasando por esta crisis tan profunda, de la cual nadie puede escapar, independientemente de tu tendencia política.

La granja, nuestro país, el señor Jones, la cuarta república, el viejo Mayor, Hugo Chávez Frías, todos los animales de la granja, nuestro pueblo que ingenuo y esperanzado en mejorar sus condiciones de vida, nos dejamos embaucar por discursos populistas, de igualdad  y bienestar común.

El socialismo del siglo XXI, para mí es un término que todavía después de tantos años no comprendo, mi definición seria: escases, inseguridad, miseria, falta de medicamentos, división, anarquía, pérdida de valores.

Darle el poder a una sola persona,  no dio resultado, ni en la granja, ni en Rusia, tampoco en Venezuela,  pues  solo se concentraron en lograr sus objetivos dejando un lado los intereses comunes, por lo cual habían luchado en un principio. Sin embargo, las esperanzas no se abandonan a pesar de las adversidades. Independientemente de las situaciones se debe mantener la lucha y trabajar por el crecimiento personal y colectivo, considerando que todos somos seres humanos con derechos y deberes, que vivimos en una misma sociedad donde es fundamental el trabajo en equipo, la preparación individual y colectiva,  donde es necesario tomar en cuenta las opiniones de todos

 Oriana C Barrientos Z