Es posible identificar a una persona gracias a la biometría y en particular gracias a los sistemas biométricos. Con estos sistemas se pueden analizar cosas como las huellas dactilares.

Por: Kate Navile

Con la llegada de la biometría, a los lugares de trabajo, los antiguos controles de acceso y los relojes de control de asistencia laboral tradicionales; cada vez más se acercan a su desaparición. De hecho estos aparatos ya pueden ser considerados piezas de museo, que son reemplazadas por mecanismo más rápidos, precisos y rendidores. Gracias a los sistemas biométricos, la seguridad de negocios y su productividad han sido optimizadas.

La razón para que esto suceda es porque numerosas compañías pierden mucho dinero, cuando las personas llegan tarde, se van temprano o registran la asistencia de un compañero. Muchos empresarios han sufrido con este tipo de situaciones y gracias a los relojes biométricos han encontrado la manera de ponerles un alto.

Cuando se trata de seguridad y precisión, nada puede superar a los relojes biométricos. Es conocimiento general que las tarjetas deslizantes o las contraseñas pueden ser copiadas u obtenidas de manera fraudulenta. Del mismo modo, otros mecanismos de ingreso pueden ser perdidos o clonados. Los relojes biométricos pueden prevenir todo esto, lo que explica la popularidad de la que gozan estos aparatos. Tal es la popularidad de los relojes biométricos, que organizaciones como bancos y aeropuertos los usan desde hace ya un tiempo considerable.

Un escaneo biométrico es más difícil de copiar y es una manera más confiable de recolectar información, sobre la asistencia y horas laboradas por uno o más empleados. Esto se debe a que dicho escaneo verifica la identidad de un empleado, basándose en sus huellas digitales, o cualquier otro indicador biométrico. Los relojes biométricos son precisos y evitan las aproximaciones, los supuestos y las cuentas erradas en el manejo de la nómina de una empresa. De este modo, los empleados reciben el pago exacto, de acuerdo a su desempeño, lo que le pone fin al molesto papeleo, a las interminables cuentas y a los resultados imprecisos.

Estos aparatos son ideales para aquellos empleadores que no se sienten cómodos con las tarjetas que se agujeraban, pero que sí necesitan llevar un control de tiempos. De la misma manera, los relojes biométricos son adecuados para personal de campo, que no trabaja en las instalaciones principales de una empresa, pero que puede reportar su ingreso mediante computadores portátiles o teléfonos celulares. Para esto se pueden usar computadores con lectores de huellas o teléfonos con sistemas de reconocimiento de voz.

Muchos expertos aseguran, que los sistemas biométricos y en particular los relojes biométricos, son ideales en empresas con muchas dependencias, en las que cada una de ellas puede ser vigilada por un sistema de estos, lo que permite saber la ubicación de cada empleado, a lo largo de su jornada de trabajo.



Haciendo clic en www.sistemasbiometricos.co, se obtiene información sobre el uso de un control de acceso.