Las tarjetas de credito es uno de los medios de pago mas utilizados por Españoles, sin embargo, ante el robo o la perdida de nuestra tarjeta nos invade la desesperación y muchas veces la pérdida de tiempo nos juega una mala pasada.

Por: Nicolas Rombiola

 Las tarjetas de credito es uno de los medios de pago mas utilizados por Españoles, sin embargo, ante el robo o la perdida de nuestra tarjeta nos invade la desesperación y muchas veces la pérdida de tiempo nos juega una mala pasada.

Desde aquí, intentamos explicarles a nuestros lectores algunos pasos fundamentales para evitar este tipo de inconvenientes.

Si realizáramos pagos con tarjeta, debemos tenerlas siempre con nosotros en el mismo lugar de la cartera o billetera, no debemos estar moviéndola de un lugar a otro porque estos cambios constantes terminarán por confundirnos si la extraviamos o nos la han robado.

También es fundamental guardar siempre el ticket que nos entrega el comercio por la compra, ya que ante una anormalidad con nuestro plástico, tendremos el comprobante de la compra, con importe, horario y lugar de transacción.

En el caso de percatarnos del robo o del extravío, debemos inmediatamente anular las tarjetas de crédito lo antes posible para disminuir el margen de error si algún ‘vivo’ intenta utilizarlas.

Debemos comunicarnos en primera instancia con la compañía emisora, detrás del plástico aparece registrado el número para comunicar este tipo de acontecimientos, por lo tanto debemos tomar nota de él y llevarlo en algún otro lugar, para poder utilizarlo en el momento indicado. Si no lo tenemos podemos buscarlo a través de Internet.

A posteriori de comunicarnos telefónicamente, en donde debemos suministrar la mayor cantidad de datos posibles, para poder anular la tarjeta y solicitar una nueva (horario de la última compra, importe, producto adquirido, etc.).

Debemos tener claro que el problema de la perdida o robo de la tarjeta de créditoes que quien la encuentre o la haya sustraído pueda emplearla y nos cobren a nosotros los gastos en los que incurra el ladrón.

También es una buena operatoria, tomar nota de la persona que nos atiende el día y el horario.

Igualmente es bueno dejar por escrito a través de una carta lo ocurrido para dejar constancia en un papel.

Desde ya volvemos a aclarar que el tiempo es oro, hacerlo rápidamente nos puede evitar que si alguien la utiliza no nos cobren a nosotros los gastos incurridos por los dueños de lo ajeno.
Tarjetas de Credito