Cuando se realiza un masaje, éste puede adoptar el grado de sensualidad deseado según lo requiera y desee el sujeto. El masajista, a través de diversas técnicas puede inducir desde el masaje tradicional, un masaje sensual y erótico.

Por: Maira Pons

La efectividad del masaje erótico depende en gran medida de la habilidad manual del masajista, ha de presionar rítmicamente el cuerpo del usuario a de su pareja, combinando diferentes modalidades y estimular de esta manera el máximo placer. Es de vital importancia, que el ritmo de los movimientos en el masaje sea pausado y delicado, ejerciendo sobre el cuerpo una presión agradable y estable y asegurándonos de que se deslicen con suavidad.
A la hora de realizar un masaje sensual y erótico nos planteamos la siguiente pregunta, ¿cómo realizamos un eficiente masaje erótico?
Existen una serie de técnicas y ejercicios para realizar y aplicar un correcto masaje, nos centraremos en cuatro aspectos y técnicas esenciales y específicas para aplicarlas en un masaje erótico.

Estas técnicas de masaje son:

Amasamiento: esta técnica es perfecta para aplicarla en las zonas más musculosas del cuerpo como son las caderas y los muslos. El efecto que produce esta técnica varía según la velocidad y la profundidad de los movimientos, es decir, si es lento y profundo o es rápido y superficial.
El amasamiento se realiza levantando, apretando y enrollando a través del los dedos, la carne, situándola entre el pulgar y los dedos de una mano deslizándola con suavidad hacia la otra.

Ondulamiento: en esta curvamos los dedos cómo en un puño semiabierto, presionamos con los dedos la piel y realizamos una serie de movimientos circulares. Es muy placentero si se recibe en los hombros, palmas de las manos, pies y pechos.

Acción de ventosa: con los pulgares hacia dentro y los dedos juntos damos pequeños golpes suaves sobre el cuerpo alternando las manos,. Estos movimientos estimulan y refrescan la piel

Golpecitos: esta técnica es ideal para las áreas musculares, la realizamos con los puños cerrados, y dando ligeros, golpes sobre la piel, alternamos el reverso y el anverso del puño. Esta técnica es recomendable que se realice al final de la sesión de masaje, ya que es la más excitante y estimulante.



Un masaje erótico es una alternativa excitante y novedosa del masaje tradicional, estimulamos, a través de las distintas técnicas, todos nuestros sentidos y a través de la sensualidad de este tipo de mansaje, el cuerpo se relaja y elimina tensiones. Una alternativa eficaz y gratificante para realizarla en pareja o en una sesión de masaje.