Técnicas de Relajación para Hablar en Público

Las técnicas de relajación para hablar en público pueden ser tremendamente importantes para ayudar a superar los nervios que suelen preceder al momento de la presentación. Es posible que se sorprenda al saber que, incluso, las personas que habla regularmente en público, a menudo experimentan situaciones de nervio y tensión. La diferencia está en que ellos saben cómo utilizar las técnicas de relajación para ayudar a calmar sus nervios y poder, así, dar su discurso o presentación. Existen muchas técnicas que pueden utilizarse para ayudarle a relajarse antes de dar un discurso.

La relajación muscular progresiva es una de las más comunes y de las más eficaces. Usted puede haber notado que antes de dar un discurso, se siente como si cada músculo de su cuerpo estuviese rígido por la tensión. Esto puede hacer que los nervios empeoren, por lo que es importante aprender a liberar esa tensión. Usted puede superar esto mediante la relajación progresiva de cada grupo de músculos en su cuerpo. Comience con los pies. Flexione cada pie por unos quince segundos y luego suéltelos. Haga esto con cada grupo muscular y finalice con los músculos faciales. Una vez haya terminado, probablemente notará que sus músculos no están tan tensos y que se siente más tranquilo. Trate de practicar esta técnica unos minutos antes de dar un discurso.

Otra técnica efectiva para relajarse antes del discurso público es la respiración profunda. ¿Ha notado que tiene dificultades para recuperar el aliento antes de tener que hablar en público? Si es así, esta técnica es para usted: Inhale lentamente. Asegúrese de que usted ha tomado una respiración completa y profunda. Mantenga la respiración por varios segundos y luego exhale lentamente por la boca. Lleve a cabo esta técnica varias veces y empezará a sentir que algo de la tensión y la ansiedad desaparecen.

La boca seca es otro problema común para algunas personas. Es posible que tenga dificultades para tragar, justo antes de dar su discurso. Mantenerse hidratado el día antes de dar su discurso puede ser útil, también. Puede ayudar a mantener un poco de caramelo sin azúcar en el bolsillo, para usarlo en el momento adecuado. Trate de chupar un caramelo justo antes de dar su discurso.

Recuerde, que el hablar en público puede resultar desconcertante para mucha gente. Aprender técnicas de relajación para hablar en público puede ayudar a superar los nervios y hablar con estilo.

Si desea encontrar la clave para convertirse en un gran orador, haga clic aquí: Cómo hablar en público