La tecnología RFID, desde su entrada, ha causado mucho revuelo porque facilita la identificación de elementos, animales e incluso de individuos. Adicionalmente, dicha tecnología también es frecuentemente usada para ubicar productos, ya que con ella su localización es más sencilla.

Por: Julian Palacio

Los sistemas de identificación automática han sido de mucha utilidad para el rastreo y monitoreo de utensilios, semovientes así como de personas. Un ejemplo notable es el de la tecnología RFID, la cual se descubrió hace varios años, pero hasta hace unos pocos se pudo llevar a prácticas aplicaciones. De este modo; en sitios como bodegas, las etiquetas RFID -fijadas a un elemento- permiten averiguar el lugar de ubicación del mismo y en tiempo real. Aparte de esto, las etiquetas de radio frecuencia incluyen un microchip que permite archivar mucha información, por lo cual, todos los datos de un elemento pueden almacenarse el pequeño chip. Cuestiones como la fecha de producción, la fecha de expiración, sitio de procedencia, lote, precio y mucho más, pueden guardarse en diminuto transpondedor RFID.

La información, de los membretes de identificación por radiofrecuencia, es recogida por lectores sin que éstos deban verlas para hacer su trabajo. Ésta es una de las ventajas de la tecnología RFID, al momento de sopesarla con otros dispositivos como los códigos de barras. Los códigos de barras se emplean con mucha frecuencia hoy en día, puesto que han permitido acelerar una gran cantidad de procesos, especialmente en lugares de venta. En el pasado, cuando se hacían las compras, los cajeros estaban en la obligación de digitar el costo de cada ítem y esto era tedioso y estaba expuesto a errores. Con la llegada de los códigos de barras esto llegó a su fin, puesto que hoy los cajeros ya no tienen que tipear nada. Basta con pasar dichos códigos -acoplados a un artículo- sobre un lector y el dispositivo realiza el resto del trabajo. Sin embargo, el lector debe “observar” el código para poder operar, adicionalmente, los códigos solo están en capacidad de archivar información no muy compleja como el nombre de un producto y su valor.

Los rótulos RFID no requieren de contacto visual y, como ya se indicó, pueden archivar mucha información, con lo cual se trata de una mejor opción para el manejo de elementos en una cadena de suministro. Pero aparte de todo esto, las soluciones de RFID también incluyen credenciales inteligentes, que son ideales para manejar bien la entrada a lugares y para saber la localización del portador. La identificación por radiofrecuencia también es muy importante en el manejo de animales y es así que, en hoy en día, en un número importante de granjas, por medio de la tecnología RFID, es fácil ubicar con precisión a animales y conocer sobre aspectos importantes de su crianza.

La tecnología rfid, desde su entrada, ha generado muchas expectativas porque es ideal en la identificación de ítems, animales e incluso de hombres y mujeres. Además, dicha tecnología también es muy usada para el rastreo o monitoreo de productos, dado que con ella su localización se hace más fácil. Por ello, actualmente, la RFID es vital en muchos sitios.