Los conflictos de pareja , cuando son resueltos adecuadamente son una gran oportunidad para fortalecer los vínculos que mantienen unida a la pareja.  Los conflictos son parte de una relación de pareja sana. Después de todo no podemos esperar que dos personas estén de acuerdo siempre. Aprender a lidiar con los conflictos, en vez de evadirlos, es crucial.
Cuando los conflictos son mal manejados pueden ser muy perjudiciales para la pareja, pero si son manejados de manera respetuosa y positiva, pueden convertirse en una manera de fortalecer los lazos de unión en la pareja.
Los conflictos se presentan cuando hay diferencias, pequeñas y grandes. Suceden en cualquier momento en que las personas tienen desacuerdos en valores, motivación, expectativas, percepciones, ideas o deseos. Muchas veces estas diferencias parecen superfluas, pero cuando un conflicto dispara emociones fuertes, es casi seguro que una necesidad personal profunda es el verdadero meollo del conflicto. Estas necesidades personales normalmente son sentirse amado, seguro, respetado, valorado, y deseado.
Los conflictos se presentan por diferentes necesidades emocionales. Todos necesitamos sentir que nos entienden y nos apoyan, pero existe una gran gama de percepciones de la manera que estas necesidades deben ser satisfechas.
Las necesidades emocionales de ambas partes juegan un rol importante en el éxito de una relación de pareja duradera y cada una de estas necesidades merece respeto y atención.
Cuando identificas cual es la necesidad emocional que no está siendo debidamente atendida en tu pareja tienes gran facilidad para resolver el conflicto, ya que ambos pueden enfocarse en resolver problemas y trabajar en equipo.
Recuerda que:
- Un conflicto es más que un desacuerdo. Es una situación en la que una o ambas partes se sienten amenazados (aunque la amenaza no sea real).
- La intensidad del conflicto tiende a aumentar si es ignorado.
- Vemos los conflictos desde nuestra perspectiva, pero esta puede no ser objetiva. Nuestras percepciones están teñidas de nuestras experiencias anteriores y puede ser que no correspondan a la realidad.
- Los conflictos son una oportunidad de fortalecimiento de la unión de la pareja. Cuando los conflictos son resueltos se fortalece la confianza del uno hacia el otro y viene con una sensación de seguridad que cualquier otro conflicto va a ser resuelto.

 Asesoría Terapéutica
Ronny Schmatz Wolff
Director
www.asesoriaterapeutica.com