La honestidad es la base de la confianza. Muchas veces tenemos ciertos acuerdos "implícitos" que no cumplimos, pero que sentimos que debemos ocultar. Esto es un indicativo que no estamos siendo honestos, lo cual puede traer conflictos a la relación.  En toda pareja existen acuerdos. Estos pueden ser implícitos o explícitos. En la manera como cumplimos estos acuerdos interviene la honestidad. La honestidad no solo está presente en decir la verdad, también está presente en ocultar o no mencionar diferentes situaciones que van en contra de “Los acuerdos entre las parejas”
Mencionaba que hay acuerdos explícitos, estos podrían ser por ejemplo: Quien paga que cuentas, cuanto podemos gastar en cosas personales de nuestro presupuesto de pareja, quien saca la basura, quien ayuda con que en el quehacer diario. Los acuerdos explícitos son aquellos que han sido discutidos por la pareja hasta llegar a una cierta normatividad que es válida y satisfactoria para ambos.
Pero hay un área de acuerdos que no han sido discutidos y aceptados por la pareja pero que son igualmente válidos y reales. Por ejemplo: (a menos que tu pareja te haya visto) un acuerdo implícito podría ser no coquetear ni tener aventuras (por más inocentes que estás sean). O no tener secretos entre Uds. (de cualquier índole, por ejemplo financieros)
Muchas veces no les damos el verdadero peso que tienen los acuerdos implícitos. Muchas parejas no han discutido y establecido normas sobre la fidelidad por ejemplo, pero está implícita, y por el hecho de estar implícita no quiere decir que es menos importante.
Cuando estos acuerdos son ignorados y ocultamos nuestro comportamiento, estamos siendo deshonestos. La honestidad es la base de la confianza entre las parejas. Aunque sea difícil o nos cueste trabajo, debemos ser honestos con nuestra pareja.
El descubrimiento del comportamiento deshonesto trae consigo grandes conflictos. El principal es LA FALTA DE CONFIANZA, que desencadena toda una distorsión en la conducta de ambos miembros de la pareja. Discusiones simples que terminan sacando el “trapito sucio” de la conducta deshonesta. Conducta persecutoria, (interrogatorios, no preguntas casuales, llamadas constantes por teléfono sin motivo aparente, etc.). Actitud defensiva (toda conversación es relacionada con conducta deshonesta). Ataques de Ira, miedo, o inseguridad.
Si te encuentras en esta situación la terapia de pareja puede ser un buen punto de partida para restablecer la confianza mutua y aclarar y poner sobre el tapete acuerdos implícitos que deben manejarse de manera más explícita.

 Ronny Schmatz Wolff
www.asesoriaterapeutica.com