Una de las preguntas que más frecuentemente escuchamos por parte de los webmasters, especialmente aquellos sin experiencia, es cuándo voy a aparecer en Google. Las reglas del SEO y el posicionamiento orgánico cambian constantemente, de la mano de los distintos cambios al algoritmo que Google emplea

Por: Valeria Gomez

Una de las preguntas que más frecuentemente escuchamos por parte de los webmasters, especialmente aquellos sin experiencia, es cuándo voy a aparecer en Google. Las reglas del SEO y el posicionamiento orgánico cambian constantemente, de la mano de los distintos cambios al algoritmo que Google emplea para calcular los posicionamientos en las páginas de resultados. Pero si hay un punto que se ha mantenido estable a lo largo del tiempo es la tendencia cada vez mayor a favorecer el posicionamiento natural de sitios de buena calidad, en perjuicio de aquellas páginas que apelan a las técnicas de "black hat", comúnmente conocidas como spam.
Además, es necesario considerar otros factores que determinan el momento en que una página aparece en Google. En primer lugar, la antigüedad del dominio es un factor relevante. Cuando un dominio ha sido recientemente registrado, Google suele ponerlo en lo que se llama "caja de arena" o sandbox. Es decir que será esperable que esa página no sea indexada durante las primeras semanas o hasta meses.
Una vez que ha pasado un tiempo prudencial, para saber si un sitio web ha sido indexado por las spiders del buscador basta con ingresar la URL de la página en cuestión en el cajón de búsquedas de Google. Por peso propio, aunque no tenga ranking, la página saldrá listada dentro de los resultados.
Si no es así, será entonces necesario revisar un archivo conocido como robots.txt. Se trata de un documento de texto almacenado en nuestro directorio raíz del servidor que otorga a los diferentes bots los privilegios para indexar las distintas páginas de la web. Vale decir que por medio de este archivo otorgamos permisos para indexar algunas páginas o, por el contrario, se le niega el acceso a cualquier tipo de bot a ciertos directorios protegidos. Si el robots.txt no está correctamente redactado, podríamos estar, inadvertidamente, impidiendo que Google indexe toda nuestra web.

 Valeria Gómez es Consultora de SEO y Márketing Online. Se desempeña como asesora en http://www.Alzanet.es