Descubre los pros y los contras tanto de los edulcorantes artificiales como del azúcar y el jarabe de maíz. Algunas veces creemos estar consumiendo alimentos saludables cuando en realidad no lo son.

Por: Lucas Caraveo

Podemos encontrar una gran variedad de productos comerciales que se anuncian como productos saludables, o al menos más saludables que el azúcar refinada o el jarabe de maíz. Algunos de estos productos contienen alguno de los siguientes edulcorantes artificiales
• Splenda (sucralosa)
• Aspartamo
• Sacarina
• El acesulfame de potasio (también conocido como - acesulfame K)
Productos como bebidas de dieta, yogurt, postres y helados light, productos bajos en carbohidratos y otros con bajos contenidos de azúcar, contienen grandes cantidades de estos edulcorantes artificiales, incluso podemos encontrarlo en la mayoría de las proteínas en polvo, sólo tienes que revisar un poco las etiquetas.
Y aunque splenda es uno de los que se utiliza más comúnmente, tal vez es uno de los que más nos engaña, pues nos dicen que está hecho de azúcar natural, lo que no es cierto, pues es una sustancia totalmente artificial. De hecho es una sustancia químicamente modificada a la cual se le agrega cloro en su estructura química. La gente lo consume inocentemente creyendo que es algo bueno para ellos y su familia, cuando en verdad es como si estuvieran dándole veneno poco a poco.
Los edulcorantes artificiales no son para nada sanos, es más pueden ser hasta más perjudiciales que la misma azúcar o el jarabe de maíz. Sin embargo la gente los consume creyendo que con estos productos está dando beneficios a su salud en lugar de los productos muy azucarados. Pero al evitar algunos problemas están acarreando muchos otros sin saberlo.
En la televisión podemos escuchar un sinfín de comerciales que nos dicen que los edulcorantes artificiales son más sanos que el azúcar o el jarabe de maíz, pero ¿realmente cuál es la opción más sana?
Ya conocemos algunos de los problemas que conlleva el consumir productos endulzados con azúcar y jarabe de maíz. Entre estos podemos enumerar el gran consumo de calorías, el aumento de niveles de azúcar en la sangre, por lo tanto aumento de producción de insulina. Esto promueve que tengas más apetito y por lo tanto comas más y acumules más grasa. En cambio, los edulcorantes artificiales te ahorrarán calorías, pero existe evidencia de que aumentan tu antojo por los dulces, así que comerás más durante el día, así que ganarás las calorías que te ahorraste con el edulcorante artificial de todos modos.
Aunque no deberíamos consumirlos, los edulcorantes forman parte cotidiana de nuestra dieta. Se han hecho algunas observaciones en cuanto al consumo de edulcorantes artificiales, se les relaciona con riesgos potenciales de cáncer, efectos negativos en el hígado y en los riñones, estimulan los antojos, provocan problemas gastrointestinales, problemas de desarrollo en niños y fetos, dolores de cabeza y algunos otros malestares.
Algunos de estos problemas no han sido comprobados en seres humanos sino en animales, pero creo que con eso es más que suficiente para no poner en riesgo a mi familia. El cuerpo humano no está diseñado para alimentarse con sustancias artificiales.
Si te interesa utilizar una opción más saludable y natural que los edulcorantes artificiales y el azúcar o el jarabe de maíz, debes probar stevia. Esta es una hierba que ha sido utilizada desde hace muchísimos años en diferentes partes del mundo. Se pone a secar y cuando se pone dura se utiliza para endulzar, de hecho es 300 veces más fuerte que el azúcar, y el único problema que tendrás con ella es que tal vez empieces a utilizar demasiada. También puedes utilizar la miel cruda, la miel orgánica de arce o la miel de sorgo. Aunque éstas últimas no quitarán calorías de tu dieta, sí agregarán muchos nutrientes y antioxidantes.


Conoce más sobre este tema y sobre cuáles son los tres mejores ejercicios para tener un vientre plano o por qué debes empezar hoy a quemar grasa abdominal.