Las empresas, además de ser una célula económica, es una célula social. Está formada por personas y para personas. Está insertada en la sociedad a la que sirve y no puede permanecer ajena a ella.

Por: Maira Bones

La sociedad le proporciona la paz y el orden garantizados por la ley y el poder público; la fuerza de trabajo y el mercado de consumidores; la educación de sus obreros, técnicos y directivos; los medios de comunicación y la llamada infraestructura económica.

La empresa recibe mucho de la sociedad y existe entre ambas una interdependencia inevitable. Por eso no puede decirse que las finalidades económicas de la empresa estén por encima de sus finalidades sociales. Ambas están también indisolublemente ligadas entre sí y se debe tratar de alcanzar unas, sin detrimento o aplazamiento de las otras.

Es por eso lo que conocemos como responsabilidad social empresarial, el rol que la empresa tiene para con la sociedad que va más allá de la mera producción y comercialización de bienes y servicios, sino que también implica el asumir compromisos con los grupos de interés para solucionar problemas de la sociedad.

De tal manera se ha incrementado la demanda de empresas en todas las partes del mundo donde en centraremos una guía de empresas organizada por rubros, provincias localidades Y ciudad.
Podemos encontrar todo tipo de empresas y clasificaciones entre ellas está según la forma jurídica Atendiendo a la titularidad de la empresa y la responsabilidad legal de sus propietarios, están las empresas individuales que solo pertenece a una persona.

Por otro lado están las Empresas societarias o sociedades: constituidas por varias personas. Dentro de esta clasificación están: la sociedad anónima, la sociedad colectiva, la sociedad comanditaria, la sociedad de responsabilidad limitada y la sociedad por acciones simplificada SAS. Las cooperativas u otras organizaciones de economía social.

No hay unanimidad entre los economistas a la hora de establecer qué es una empresa grande o pequeña, puesto que no existe un criterio único para medir el tamaño de la empresa. Los principales indicadores son: el volumen de ventas, el capital propio, número de trabajadores, beneficios, etc.

El más utilizado suele ser según el número de trabajadores (siempre dependiendo del tipo de empresa, sea construcción, servicios, agropecuario, etc.). Este criterio delimita la magnitud de las empresas es por ello es importante tener una guía de empresas nos lleve por el sendero adecuado de nuestras ambiciones como empresarios., en una guía pode demos encontrarnos con microempresas, si posee 10 o menos trabajadores. Pequeña: si tiene un número entre 11 y 49 trabajadores. Mediana: si tiene un número entre 50 y 250 trabajadores. Y gran empresa si posee entre 250 y 1000 trabajadores. Es por ello que es una excelente opción de orientarnos por medio de una guía de empresas que nos da todas las garantías y opciones de obtener lo que deseamos.


guia de empresas