Este ensayo tiene como objetivo reflexionar sobre la actitud de muchos, que amparados en el socialismo (usualmente llamado comunismo); repiten consignas, como las que se citan en el acápite; pero lo peor, para que sean ejecutadas por las masas; pero jamás por los agitadores.
El caso es que como sabemos, Cuba, es uno de los pocos países que han impulsado una economía centralmente planificada, su líder actual, Fidel Castro; pues bien, hace unos días me sentí indignado, porque alguien en una página alusiva a José Martí, escribió el siguiente comentario: “patria o muerte”. La indignación en referencia, en razón de que José Martí, no estuvo a favor de la violencia, entonces sucede que las masas de la izquierda (liberales), sólo repiten consignas, sin tan siquiera detenerse a investigar. Cito palabras textuales del poeta y político en referencia: "Los bárbaros que todo lo confían a la fuerza y a la violencia nada construyen, porque sus simientes son de odio."
 
La formación que el hombre recibe a través de su vida le hace actuar con violencia. Ésta no es la alternativa adecuada para resolver los conflictos y diferencias personales, mucho menos el medio para obtener lo que deseamos. La historia de la humanidad está llena de derramamiento de sangre, son miles y miles de personas que han sido víctimas de la guerra, la violencia institucionalizada y la delincuencia común.
 
Cuando se trazan metas es necesario determinar su conveniencia o no. Todos los seres humanos aspiramos mejores condiciones de vida; ello es loable. El problema se presenta cuando convertimos nuestras aspiraciones en una obsesión, al extremo de que no importa lo que tengamos que hacer con el fin de conquistarlas. Como suele decirse en una trillada expresión: “el fin justifica los medios”; lo que contradice el pensamiento humanista de las constituciones contemporáneas; por supuesto que la nuestra no es la excepción.
 
El problema entonces son los medios que utilizamos para conseguir lo que anhelamos. Los europeos del S. XV, tenían graves problemas económicos, necesitaban conseguir metales preciosos para acuñar monedas y otros. Esto era normal. Lo anómalo es que cuando es descubierta la tierra americana, los aborígenes son despojados de sus recursos y sometidos a un trato inhumano, cruel e injusto, incluso segando la vida de miles de ellos. Utilizando la violencia y el terror se saquea, conquista e impone una nueva religión en el nuevo continente. Son muchos los ejemplos que podríamos citar.

Ahora bien, un militar o los ejércitos de un Estado en defensa de su soberanía y la seguridad de la nación podrán emplear la violencia, tal y como lo establece la Carta de las Naciones Unidas, en su Art. 51, con las siguientes palabras: “Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y seguridad internacionales. Las medidas tomadas por los Miembros en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicados inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener la paz y la seguridad internacionales”.
 
La legítima defensa es una de las causas de antijuridicidad que la legislación penal de los Estados, prevé a favor de los individuos que cometen un delito. Es válida la defensa personal, como también la que realice un Estado para mantener su soberanía y la seguridad de la nación. Sin embargo, la realidad política internacional actual refleja que amparados en el Derecho Comunitario o de Gentes, las potencias económicas invaden la soberanía de los Estados. No con el ánimo de ayudar, sino a fin de mantener su hegemonía mundial. Esto no contribuye con la paz mundial, sino que crea descontento popular. En ese sentido, las potencias económicas deben ser respetuosas de los pueblos.

El uso de la fuerza y la violencia han mantenido a la humanidad en constante zozobra; pero a pesar de ello, se sigue haciendo uso de ésta como un medio de satisfacer intereses egoístas que evidencian el mal uso del pensamiento en la búsqueda de soluciones a los graves conflictos y diferencias que son normales entre los seres humanos y las naciones. Hace miles de años un humilde pensador de Galilea, dijo: “si alguien te golpea una mejilla, pon la otra”. Metafóricas palabras, con un gran contenido de sabiduría.; que no implican que se deba permitir el abuso físico e incluso buscarlo, sino que la “no respuesta violenta”. Recordemos las palabras del líder de la independencia de la India (Mahatma Gandhi), cuando dijo: “Dejen las armas, por cuanto éstas no van a servir para salvarles a ustedes ni a la humanidad. Deben invitar a Hitler y Mussolini a que tomen todo lo que quieran y de sus países. Si ellos quieren ocupar sus casas, váyanse de ellas. Si no les permiten salir sacrifíquense a ellos, pero siempre rehúsen rendirles obediencia”.
 
El instinto de conservación de las fieras les hace responder con violencia el ataque, pero los seres humanos estamos obligados a buscar otras soluciones.
 
Amparados en la defensa de los derechos individuales, sociales y políticos hemos visto en las décadas pasadas a las turbas callejeras poner en peligro la integridad física de sus militantes y la de los transeúntes; lo mismo que la destrucción de la propiedad ajena; sin embargo, algunos siguen pensando que la única solución a los graves problemas de injusticia social, de mala distribución de la riqueza; en fin, es el sacrificio de la vida humana y la destrucción de la propiedad privada.
 
En El Salvador, existe una amenaza ideológica dirigida por aquellos que abandonaron el fusil; para convertirse en los peores enemigos del pueblo salvadoreño. Hoy, gracias a la pobreza e injusticia social, están en el poder. Para quiénes, la siguiente definición encaja correctamente: “pensadores socialistas con panza de capitalistas”. Sin embargo, el pueblo no tiene trabajo, los salarios a penas logran satisfacer las necesidades; hambre, desempleo, delincuencia y otros, siguen siendo males, que no pueden combatir. La supuesta clase media, a la que el actual presidente (Sr. Mauricio Funes) iba a fortalecer, es la que ha resultado por este momento mucho más lacerada; porque, es la que tiene que cargar con los costos de las medidas económicas impulsadas de un manera desesperada por el gobierno. Y todavía, tienen el descaro de crear una escuela de capacitación ideológica, y las consignas que los jóvenes repiten son: “patria, socialismo o muerte”.
 
Cuánta razón tenía José Martí, cuando dijo: "Los bárbaros que todo lo confían a la fuerza y a la violencia nada construyen, porque sus simientes son de odio." Sí, cuánta razón tenía, repito. Los detractores del capitalismo, nunca, pero nunca han hecho algo por este país. Nunca han construido. ¿Dónde están las escuelas, los hospitales, las guarderías, carreteras, puentes? ¿Dónde están las empresas creadas por éstos, dónde los empleos? Han hablado tanto en contra de Estados Unidos y mucho a favor de Cuba (Dejo claro; lo siguiente: los cubanos son nuestros hermanos; la fraternidad es universal; jamás se debe infundir odio contra ninguna nación del mundo, al contrario; todos debemos unirnos por la fraternidad universal); pero hoy, que son gobierno, siguen solicitando ayuda económica a su principal enemigo (EEUU). Quemaron públicamente la bandera de los Estados Unidos; además, en las Universidades y centros de educación media, aún en estos tiempos se sigue hablando del imperialismo yanqui (en sentido peyorativo). Nuestro gobierno ha firmado un convenio en el área educativa con la isla de las Antillas (Cuba); ahora bien, el caso es que para ejecutar el programa de alfabetización; se contará con el apoyo técnico de asesores cubanos. Lo anterior debe hacernos reflexionar. ¿No cuenta nuestro país con expertos en el área de educación? ¿Será apoyo técnico el que brindarán? ¿No será, que su objetivo es ideologizar, tal como sucedió en el pasado con el Programa de Alfabetización Salvadoreño? ¿Qué consignas van a repetir? ¿No serán las mismas de la Escuela de Capacitación Ideológica creada por el dirigente del FMLN y actual Ministro de Educación? Por supuesto que sí; y esas palabras son: “patria, socialismo o muerte”.


¿Hay algún problema en los seres humanos tengamos una ideología? Por supuesto que no; pero lo inconcebible es que continuemos fomentando odio entre hermanos e incluso contra los países del mundo; peor aún, que se haga uso de la violencia. Estamos a pocos días para que se conmemore el décimo noveno aniversario de los Acuerdos de Paz (16 de enero de 1992), y los farabundistas continúan pensando en pelear; pero, contra quiénes; la verdad, no sé. Tienen que cambiar su actitud, porque como dijo Víctor Hugo, “Nada tan estúpido como vencer; el verdadero triunfo está en convencer”. Lamentablemente, no han podido convencer; lejos de cumplir con sus promesas, han cargado a la clase media con los costos de medidas económicas populistas como entrega de paquetes escolares; se ha incrementado la delincuencia, los costos de servicios básicos; la canasta básica; incrementos fiscales; en fin. Al no poder convencer, hacen uso de la ideologización (idiotización) para adormecer al pueblo.

Por Lic. Jaime Noé Villalta Umaña
Prof. y Abg.