Resulta importante mencionar que un crédito y un préstamo no son lo mismo y estos productos financieros suelen tratarse como igual con demasiada asiduidad.

Por: J Salvo

 Resulta importante mencionar que un crédito y un préstamo no son lo mismo y estos productos financieros suelen tratarse como igual con demasiada asiduidad. Dentro de los créditos personales o de consumo tenemos los préstamos de estudio y los préstamos de coche pero los bancos los manejan por separado. Teniendo en cuenta los mismos fines, las entidades financieras manejan ciertas similitudes en los diferentes préstamos, de esa manera adecúan cada crédito según la necesidad de los clientes.

Teniendo en cuenta esto podemos afirmar que los préstamos personales buscan la financiación específica de personas y no de empresas. Por lo tanto, estará en nuestras manos decidir si solicitamos un préstamo o un crédito dependiendo del tipo de financiamiento que creamos más de nuestro interés. Procediendo a la clasificación de los créditos, la primera podríamos definirla sobre los préstamos personales.

Otro de los tipos de créditos son los préstamos de estudio que van dirigidos exclusivamente a los estudiantes y que puedan financiar sus estudios adecuadamente. Este tipo de creditos se emplean para cubrir cualquier carrera o estudios, en este caso los bancos exigen justificación de los estudios académicos para poder otorgar el préstamo. Tal como hemos dicho, mediante estos préstamos de estudios se financiarán desde cursos de idiomas hasta masters universitarios, cubriendo cualquier fin de estudios y teniendo la posibilidad de terminar los estudios para cualquiera que no cuente con recursos económicos suficientes.

Debido a lo anteriormente comentado, aunque los trámites son más rápidos que en las hipotecas el interés también es mayor con el consiguiente incremento de costes. Los bancos ofrecen este tipo de créditos según las necesidades de cada usuario y que se ajusten en la medida de lo posible al requerimiento de cada uno. En cuanto a la amortización no suele sobrepasar los 5 ó 7 años, aunque es probable que tengamos la posibilidad de alargar más el plazo.

Sobre los derechos y obligaciones, cuando se concede un préstamo, el banco será el prestamista y este tiene que cumplir lo acordado para que los derechos del solicitante sean cumplidos conforme al contrato establecido. Sobre los derechos y obligaciones del acuerdo de préstamo, el banco tendrá el derecho de recibir el dinero prestado más los intereses acordados. En cuanto a las obligaciones diremos que tendrá que entregar el dinero acordado y la gestión del préstamo en todo momento.
 Este artículo ha sido escrito por Prestamos personales