Vivo en un Búnker de Lujo

Son silos subterráneos, depósitos blindados de 53 metros de profundidad. Con habitaciones de hasta 167 metros cuadrados a todo lujo. Nada que ver con cómo estaban cuando Larry Hall lo compró, no era más que un silo inundado. Ahora son 7 plantas residenciales con generador eléctrico, paneles solares, depósitos para un mínimo de 95.000 litros de agua, turbinas de viento y sistema de filtración de aire para no respirar pestilencias nucleares, químicas o biológicas. La seguridad queda garantizada con las cerraduras biométricas para el reconocimiento humano.

Cada uno de los apartamentos cuesta la friolera de hasta 2 millones de dólares y ya ha vendido todos excepto dos! Parece algo increíble a juzgar por el precio, por la situación en la que nos encontramos y por el cambio de concepto de vivienda que supone. Cuando las cosas no funcionan, muchas veces un cambio de paradigma es la mejor opción, siempre es más arriesgado, pero el que no arriesga no gana. Es otra forma de invertir en vivienda.

El proyecto SurvivalCondo pretende ser una gran torre invertida de 70 viviendas, para unos habitantes muy selectos. Además de personas con mucho dinero, serán habitantes con una vivienda lista para sobrevivir a casi todo, incluso a una guerra nuclear. La construcción cuenta con un sistema de seguridad de calidad militar: alambres de púas, cámaras de seguridad y un arsenal de armas de fuego. Vamos, que las posibilidades de que entre alguien no deseado en las viviendas son bastante bajas. Entre los compradores se encuentra un jugador de futbol americano, un productor de cine, políticos y un pilot de carreras.

El ocio es considerado entre las comodidades del proyecto. Los afortunados que vivirán allí tendrán una biblioteca, un bar, una sala de proyecciones, gimnasio y piscina. Si te agobia pensar que pueda resultar claustrofóbico el hecho de vivir bajo tierra sin tener luz natural, sin poder ver el sol o el cielo, no hay problema. En vez de ventanas, hay pantallas de vídeo con posibilidad de elegir las vistas que deseas.

En verano del 2012, las obras estarán terminadas. El promotor, Larry Hall, se ha guardado un apartamento para él aunque no cree que lo utilice, sí dice dormir mucho más tranquilo sabiendo que tiene su propio búnker.

El autor del artículo es experto en inversiones inmobiliarias