Asics significa Anima Sana In Corpore Sano. Un lema por todos conocidos y que quiere decir algo así como mente sano, cuerpo sano.

Por: Maria Gutierrez

Si eres un apasionado del running seguro que conoces las zapatillas Asics. Incluso es probable que las hayas utilizado alguna vez. Y si no lo has hecho aún deberías probarlas. No en vano Asics es la quinta compañía de calzado deportivo más grande del mundo. Nunca está de más comprobar zapatillas diferentes que igual se adecúen más a las necesidades del corredor.

Por ejemplo, para esta temporada primavera-verano 2011, Asics ha presentado (ya hace unos meses, en febrero concretamente) un nuevo modelo de zapatillas ligeras dirigido principalmente a aquellas personas que desean recorrer grandes distancias de la forma más cómoda posible. Que, al margen de los profesionales, es lo que la mayoría desea. Está bien hacer buenos tiempos pero está mucho mejor hacerlos sin destrozarse los pies. Y es esto precisamente lo que las zapatillas Asics tratan de conseguir: conjugar la velocidad con la comodidad.

Es cierto que, en el fondo, es lo que tratan de conseguir todos los fabricantes de calzado deportivo. Pero no es menos cierto, y esto los que practican el running lo sabrán, que no todas lo consiguen, ni mucho menos. Sin embargo, las zapatillas Asics se acercan mucho a ese objetivo.

Y es que correr cómodamente es una delicia.

Pero el objetivo de las zapatillas Asics va un poco más allá. Algo que podemos comprobar si desciframos el acrónimo que es su nombre, porque Asics significa Anima Sana In Corpore Sano. Un lema por todos conocidos y que quiere decir algo así como mente sano, cuerpo sano. Es decir, que cuidando la mente cuidamos el cuerpo y viceversa, cuidando nuestro cuerpo estaremos cuidando nuestra mente.

Objetivo, por otra parte, compartido por todos aquellos corredores que salen por las mañanas o por las noches a correr. Lo hacen porque quieren estar en forma, sentirse mejor. Y eso implica a nuestro cuerpo y a nuestra mente.



zapatillas Asics